Ayuda a domicilio

Axial Asistencia ofrece una amplia gama de servicios de ayuda a domicilio para proporcionar a las personas mayores, enfermos o con cualquier grado de dependencia o discapacidad, la mayor calidad de vida posible, sin tener que abandonar su domicilio, cerca de los suyos y atendidos por profesionales.

El Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) comprende la atención personal en la realización de las actividades de la vida diaria y la cobertura de las necesidades domésticas, posibilitando la permanencia de la persona beneficiaria en su domicilio y entorno habitual el mayor tiempo posible.

 

 

Se compone de:

1) Atenciones de carácter personal: Todas aquellas actividades que se dirigen al usuario del servicio, cuando éste no pueda realizarlas por sí mismo o cuando precise:

• Apoyo en el aseo y cuidado personal, con el objeto de mantener la higiene corporal.

• Ayuda en la ingesta de alimentos, siempre que el usuario no sea autónomo para realizar por sí mismo la actividad.

• Ayuda a la movilidad dentro del domicilio.

• Compañía en el domicilio.

• Acompañamiento fuera del hogar para la realización de diversas gestiones tales como visitas médicas, tramitación de documentos y otras análogas.

• Facilitar actividades de ocio en el hogar.

• Otras atenciones de carácter personal, no recogidas en los apartados anteriores, que puedan facilitar una relación con el entorno.

2) Atenciones de carácter doméstico: Se entienden como tales, todas aquellas actividades y tareas que se realicen de forma cotidiana en el hogar y que estén referidas, entre otras, a:

• Lavado y planchado de ropa.

• Adquisición y preparación de alimentos.

• Limpieza y mantenimiento de la vivienda.

• Pequeñas reparaciones y otras tareas que no impliquen la participación de especialistas.

3) Trabajador Social: disponibilidad de un servicio de Información y Valoración sobre la situación personal y social del beneficiario, prestado por un Trabajador Social responsable también de la coordinación del SAD, quien podrá acudir al domicilio y compartir con la familia su valoración del caso y las necesidades concretas de la persona beneficiaria, así como de la existencia o formas de acceso a las diferentes prestaciones y recursos del sistema de Servicios Sociales.